Compositor recomendado: Tibor Serly

serly_tiborEmpiezo mi andanza en este blog con la sección de ¨compositores¨. Quiero recomendar compositores más desconocidos, me gustaría dar una visión algo distinta y deseo que mucha gente descubra conmigo por primera vez a autores que desconocían. Y empiezo hablando de Tibor Serly, un compositor húngaro nacido en Losonc (lo que hoy es Eslovaquia)

Tibor Serly  emigra con su familia a Estados Unidos a los seis años de edad,  iniciando sus estudios musicales con su padre, Lajos Serly. A los 10 años de edad comenzó a componer y ya tocaba piano y violín. En 1922 ingresa en la Academia Real de Música de Budapest, donde se gradúa con honores en 1925.

Fue alumno de Zoltan Kodaly y se convirtió más tarde en el principal discípulo de Bela Bartok, al que admiraba profundamente. Su asociación con Bartok fue para él tanto una suerte como una desdicha: hizo grandes esfuerzos por popularizar la música de su maestro, arreglando obras seleccionadas para distintas combinaciones de instrumentos; pero esta labor, al tiempo que le hizo conocido, atrajo mayor atención sobre estas obras en cierto modo menores que sobre sus propias composiciones. Una de las obras originales de Serly que ha alcanzado mayor fama es su Rapsodia para viola y orquesta. Serly enseñó composición en la Manhattan School of Music de Nueva York, entre otras instituciones, y también frecuentó la dirección de la Orquesta de la Radio Danesa, con la que dirigió sus propias composiciones. Como intérprete de viola, obtuvo plaza en la Orquesta Sinfónica de la NBC en su temporada inaugural, 1937-1938, puesto que abandonó al concluir la temporada para centrarse en su actividad compositiva. Como resultado de sus reflexiones sobre los avances en el campo de la armonía en la obra de diversos compositores del siglo XX, desarrolló lo que denominó un lenguaje musical “enarmónico”. En su libro Modus Lascivus (1975) exploró un conjunto de 82 acordes de terceras básicos. Serly tituló varias de sus últimas obras como escritas “in modus lascivus” incluyendo sonatas para violín, viola y piano. Su Concertino 3 X 3 usa este sistema de composición, pero es más notable por su estructura formal: se compone de nueve movimientos, los tres primeros para piano solo, los tres centrales para orquesta sin piano, y los tres últimos combinando los dos grupos previos, tocados simultáneamente. Y para terminar os recomiendo que escuchéis La rapsodia para viola y orquesta (con Hong-Mei Xiao a la viola).

Carlos Rosado.

fuente: http://www.epdlp.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s